How Are We Paying for Action in Libya?

With NATO taking the lead, are we really off the hook?


How Are We Paying for Action in Libya?

Español

In spite of President Obama’s announcement on March 29th to limit US military involvement in Libya, NATO has asked the US to continue participating in airstrikes over Libya through late Monday. US forces will now be in a support role to the largely French and British coalition, but this does not significantly affect the costs.

For the moment, funding for US bombings comes out of the existing military budget, as opposed to emergency supplemental appropriations that had until recently paid for the wars in Iraq and Afghanistan. But if it goes on for very long that could change. And while the GOP is threatening to shut down the government over budget cuts, the defense budget remains untouched, and has actually increased overall this year, even though it is the largest single item in the discretionary budget.

Historically, wars have been covered by the regular military budget. During the Vietnam War, for instance, the defense budget increased overall, but subtracting the war costs revealed a decrease in the defense budget by around 29%. Similarly, the Korean War only received emergency supplemental funding in 1951, but by 1953 the overall defense budget was actually lower than it was two years before. Only the Bush administration maintained emergency supplemental funding for the wars in Afghanistan and Iraq as a matter of practice, and in addition to that the base military budget was allowed to grow from $290 billion to over $500 billion between 2001 and 2009.

How extensive is our involvement in a support role to NATO action in Libya? Can we be drawn into combat again? If so, would there be an emergency supplemental bill to fund it? Should we be making cuts to the defense budget in a time of such widespread unrest in the Middle East?


¿Cómo estamos pagando por la acción en Libia?

¿Con la OTAN como líder, estamos libres de culpa?

A pesar del anuncio por parte del Presidente Obama el 29 de Marzo que indicaba limitar la intervención militar en Libia, la OTAN pidió a los EE.UU. continuar con ataques aéreos en Libia hasta la semana pasada. Las fuerzas armadas de Estados Unidos ahora están en una posición a favor de la coalición francesa e inglesa, pero esto no afecta los costos de manera significante.

Por el momento, la financiación de atentados sale del presupuesto militar existente, a diferencia de los créditos suplementarios de emergencia que había hasta hace poco tiempo pagado por las guerras en Irak y Afganistán, pero si continúa por mucho tiempo eso podría cambiar. Mientras tanto, la semana pasada el Partido Republicano amenazó con paralizar el gobierno sobre los recortes presupuestarios, pero el presupuesto de defensa permanece intacto, y de hecho ha aumentado en su conjunto este año, a pesar de que es la parte más grande en el presupuesto discrecional.

Históricamente, el costo de las guerras ha sido cubierto por el presupuesto militar regular. Durante la guerra de Vietnam, por ejemplo, el presupuesto de defensa aumentó en general, pero restando los costos de la guerra reveló una disminución del 29% en el presupuesto de defensa. Del mismo modo, la Guerra de Corea sólo recibió fondos de emergencia suplementario en 1951, pero en 1953 el presupuesto de defensa en general en realidad era menor de lo que era dos años antes. Sólo la administración Bush mantuvo la financiación suplementaria de emergencia para las guerras en Afganistán e Irak como una cuestión de práctica, y además de que al presupuesto de base militar se le permitió crecer de $290 billones a más de $500 billones entre 2001 y 2009.

¿Podemos encontrar el dinero para servicios y empleos en el Presupuesto del Pentágono?

El Instituto de Investigaciones por la Paz Internacional en Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés) acaba de publicar un reporte sobre los $1.6 billones, cifra que ha alcanzado el gasto militar mundial, y la mitad de esa cantidad ha sido gastada por los Estados Unidos. El pasado 12 de Abril, el Instituto de Estudios sobre Política (IPS, por sus siglas en inglés) y el Departamento de la Paz Internacional (IPB, por sus siglas en inglés) en Geneva, Suiza organizaron el primer Día Global de Acción sobre Gasto Militar. Más de 35 países y docenas de ciudades en todo Estados Unidos participaron. Grupos por la paz, activistas por prioridades hacia el presupuesto, por el control de arsenales y ciudadanos consternados de todo el mundo participaron con demostraciones públicas llamando atención a la disparidad entre las inmensas inversiones globales designadas hacia gastos militares para guerras y la negligencia global hacia las prioridades sociales.

¿Qué tanto estamos en verdad gastando en Libia, Irak, Afganistán y otras regiones en el mundo donde mantenemos presencia militar? ¿Qué tanto podemos reducir estos costos y mantener nuestra seguridad nacional? ¿Podemos salir a combate otra vez? Si es así, ¿Habría un proyecto de ley de emergencia suplementario para financiarlo? ¿Deberíamos estar haciendo recortes en el presupuesto de defensa en una época de disturbios generalizados en el Medio Oriente? ¿Podríamos financiar programas sociales y crear empleos con los gastos militares excesivos?